Sergio Koller
Feb 23, 2022 | 14min de lectura

Si usas Google Analytics seguro que has visto la columna de la tasa de rebote o bounce rate, y en caso de que tengas una web y te interese el SEO, también habrás leído alguna mención de ella, pero puede que no tengas claro qué es y si tiene influencia en tu posicionamiento.

Es por eso por lo que te hemos preparado este post completo sobre el porcentaje de rebote. Vamos a contarte qué es esta métrica, cómo se mide, qué pudiera estar entorpeciéndola y lo que debes hacer para mejorarla.

Al final veremos dos términos que se relacionan con el bounce rate, pero que tienen propósitos diferentes.

¿Qué es la tasa de rebote o bounce rate?

Tasa de abandono o bounce rate

El término tasa de rebote, o bounce rate en inglés, hace referencia al porcentaje de visitas en las que los usuarios entraron a una página web y no interactuaron con otros contenidos del sitio.

Esta métrica permite medir la satisfacción del usuario con referencia al contenido y el diseño de la web. Sin embargo, no se puede atribuir el éxito de una página solo al porcentaje de rebote, pues en ocasiones no es fiel al comportamiento real del usuario. 

Ejemplo de tasa de rebote

Un usuario hace una búsqueda y tu web le aparece en el primer resultado, entonces hace clic.

La página carga muy bien. Además, él encuentra justo lo que busca y se queda durante varios minutos leyendo TODO el contenido. Todo esto sin hacer clic en otra URL

Pues para Google Analytics (GA), principal referencia en la medición del bounce rate, se cuenta como rebote. Debido a que no hubo más interacción, se interpreta como que la información no fue de provecho para el usuario. 

De hecho, tiene lógica si suponemos que otro usuario también entró a la misma página y apenas duró unos segundos en ella, y luego se fue.

Este ha generado el mismo grado de interacción que el anterior, es decir, ninguna. En este segundo caso aceptaríamos que es justo que se le denominara rebote. Sin embargo, en el primero sí que nos duele, pues no se ajusta a la realidad. 

Por supuesto, el que el usuario se quede más o menos tiempo, sí que depende de ti. Veamos el porqué. 

Razones por las que los usuarios rebotan

El que un usuario haga rebote está directamente relacionado con la intención de búsqueda que tiene, y como esta es tan variable, existe más de una razón por la que esto ocurre; tales como:

1. No hay una relación directa con lo que el usuario busca

Esto significa que puedes estar abordando el tema desde un ángulo que a ciertos usuarios no satisface.

Claro, esto no necesariamente es malo, pues puede ser que tú estés apuntando a cierto tipo de intención de búsqueda; pero esto sirve como señal de que puedes hacer ciertos ajustes para aprovechar esas visitas.

2. El contenido no tiene estructura

Si no se usan encabezados (h1, h2, h3, etc.) en el texto, ni negritas para resaltar las frases clave, el usuario no puede ver de qué se trata la página y si esta tiene lo que busca. Además, esto da una apariencia desordenada que no estimula la lectura.

3. El diseño es poco atractivo

Algunas webs usan una paleta de colores que es poco atractiva, incluso hasta incoherente. No consideran que los colores se relacionan profundamente con el estado de ánimo, por lo que terminan desanimando a sus usuarios.

4. Falta de opciones de contenido

Actualmente, se consume información en 4 tipos de formatos: texto, video, imágenes y audio (podcast).

No tener a disposición el o los formatos preferidos para tu público objetivo lo hará rebotar.

5. Usabilidad deficiente

Si el usuario quiere ver más información, pero no encuentra las opciones para hacerlo, simplemente se irá a donde sí pueda.

En este caso, la falta de un menú de opciones, enlaces internos, una tabla de contenidos o índice, etiquetas y otras configuraciones de navegación, son la razón del rebote.

6. Errores en la redacción

Es verdad que la mayoría de los usuarios no son expertos en ortografía, gramática y sintaxis, pero sí que pueden percibir cuando una explicación es confusa, y hasta incorrecta, si se trata de alguien que conoce bien el tema. 

7. Extensión inapropiada del texto

El número de palabras también influye en cierto tipo de búsquedas, ya que algunos pueden satisfacer sus necesidades con un solo párrafo, mientras que otros requieren de más explicaciones.

Así que cuando no se estudia bien a la audiencia del nicho, se trabaja mal la extensión ideal del texto y esto lleva a que el usuario se vaya en pocos segundos. 

¿Cómo calcula Google Analytics la tasa de rebote?

Google explica así la forma en la que mide el bounce rate: 

“El porcentaje de rebote se calcula dividiendo las sesiones de una sola página por todas las sesiones […] de su sitio web en las que los usuarios solo han visitado una página y han activado una única solicitud en el servidor de Analytics”.

En otras palabras, se divide el número de usuarios que no interactuaron con el contenido por el número total de visitas de una página (URL). La fórmula sería así:

Tr = Si / Tv

Tr: Tasa de rebote

Si: usuarios Sin interacción

Tv: Total de visitas

Siguiendo esta fórmula, si en una de tus páginas 96 usuarios no interactuaron con el contenido, y el número total de visitas fue de 243, tu porcentaje de rebote de esa URL será de 39%. 

¿Cómo se modifica el porcentaje de rebote en Google Analytics?

Como ya hemos visto, no todos los usuarios que no interactúan en una sesión son en realidad un rebote, y para asegurar que esto se contabilice hay que hacer varios ajustes en el código que activa un evento en Google Analytics

Recuerda que los eventos son acciones que realizan los usuarios y que se accionan con un trozo de código que se añade al de la página; algunos de estos son:

Acortar el tiempo de permanencia

Es decir, la cantidad de tiempo que el usuario se queda en la página, aunque no interactúe. Esto sirve cuando un contenido se centra en la lectura informativa, aquí el usuario solo se quedará leyendo sin hacer más nada. 

Así que, si calculas que el tiempo de lectura de tu post es de 5 minutos, puedes activar un evento para que, cuando el usuario permanezca al menos 30 segundos, se envíe una notificación como evento completado.

Completar un formulario, aunque no cambie de página

Algunos formularios se pueden llenar sin tener que ir a otra URL, estos se pueden modificar para que también activen un evento en GA y evitar el rebote. 

Porcentaje de scroll

Aquí debes especificar que cuando el usuario baja hasta cierto punto en el contenido, no es un rebote. 

¿Cómo conocer la tasa de rebote?

Aunque te hemos mostrado cómo calcular la tasa de rebote manualmente, no tendrás que hacerlo si vinculas tu sitio a Google Analytics, así como a cualquier otro programa que te permita monitorear esta métrica. 

Para encontrar el bounce rate en GA solo sigue estos pasos:

Menú Google Analytics para ver la tasa de rebote

  1. Abre la aplicación.
  2. Haz clic en Comportamiento (Behaviour) del menú de opciones lateral.
  3. Presiona en Contenido del sitio (Site Content).
  4. Ahora haz clic en Todas las páginas (All Pages).

Esto te llevará a una ventana con diferentes métricas ubicadas horizontalmente, la sexta columna es la de Tasa de rebote (Bounce Rate). En esta sección verás un porcentaje general de tu sitio, así como el de cada una de tus páginas organizados verticalmente. 

Ejemplo en Analytics

¿Qué tasa de rebote se considera óptima?

En realidad, no existe un porcentaje de rebote que sea óptimo como regla general, ni siquiera entre nichos.

¿Por qué? Porque los objetivos que persigue cada web son distintos del resto. Por lo tanto, para algunas el bounce rate puede rondar el 70% o más y estaría bien, como sería el caso de los blogs, sitios de periódicos y otras webs informativas. 

Mientras que para las landing pages y los e-commerces, lo normal es que ronde entre el 20% y el 40%. Pero, aun así, habría que considerar que ciertos productos no llaman tanto la atención o que los usuarios de cierta región pueden no ser dados a comprar en la primera visita.

En fin, hay muchos factores que pueden influir en la tasa de rebote que son difíciles de medir desde un software, ya que son circunstanciales.

Con todo, vale decir que, para algunos expertos en SEO, ninguna página puede tener un bounce rate menor a 20%, pues nadie es “tan bueno”.

¿Afecta la tasa de rebote al SEO?

En este ámbito tampoco hay una respuesta oficial, por lo menos no de parte de Google.

Pero lo que sí queda claro es que si este buscador tiene un valor sobre la cantidad de personas que entran a una URL y no interactúan con nada y luego se salen, seguro que lo usa para modificar la posición de un contenido en las SERP.

Además, esto es fácil de comprobar, pues las páginas con una tasa de rebote alta nunca están entre las primeras posiciones en los resultados de búsqueda. Claro que las que tienen un porcentaje bajo tampoco tienen garantizada una posición óptima. Google no ha indicado cuánto influye esta métrica en el SEO, pero su incidencia está más que clara

¿Cómo reducir o mejorar la tasa de rebote?

Viendo el valor que tiene la tasa de rebote no queda duda de que haya que trabajarla con estrategias bien planificadas y acciones concretas. Como las siguientes: 

1. Mejorar el contenido

El contenido es la estrella en toda web, por lo que tienes que trabajarlo con empeño para que satisfaga las necesidades de la audiencia. Aborda los temas desde el punto de vista adecuado, y en caso de que haya más de uno, haz los posts que sean necesarios, por supuesto, sin salirte de tu temática.

Imagina que tienes un blog sobre electricidad automotriz. Puede ser que tengas una página para hablar del alternador de un modelo de vehículo liviano y otra para un modelo de vehículo de carga. Pero nunca deberías ponerte a hablar sobre el sistema eléctrico de los aeroplanos monomotor. 

2. Haz un buen enlazado interno

Los enlaces internos facilitan y fomentan la navegación del usuario por todo el sitio web, por lo que debes incluirlos dentro del contenido con buenos anchor text

También, coloca contenido relacionado al final de tus páginas, para ello puede usar algún plugin; ten presente que los hay especializados para contenidos relacionados (páginas informativas) y para productos relacionados (para eCommerce).

3. Cuida la velocidad de carga

Si la página tarda más de unos segundos en cargar, el usuario se irá de inmediato. Así que cuida que las imágenes no pesen demasiado, usa una CDN y un buen sistema de caché.

Un aspecto muy importante es la cantidad de recursos disponibles en tu hosting, así que vigila que tengas lo suficiente para tu crecimiento y que no sea un impedimento para tu velocidad de carga.

4. Emplea CTA

Las llamadas a la acción son indispensables para fomentar la interacción, así que dile a tus visitantes lo que quieres que hagan, es decir, completar el formulario de contacto, unirse al newsletter, ver otro post, descargar un eBook, entre otros.

5. Sé cuidadoso con los pop-ups

Los anuncios emergentes tienen un buen propósito y en muchas ocasiones pueden ayudar al usuario, y en consecuencia a ti, pero si abusas de ellos puedes obstaculizar la navegación, de manera que tu usuario hará clics quitando las ventanas, solo que para poder salir de la página.

6. Optimiza la legibilidad y la navegación

No olvides estructurar tu contenido usando los encabezados, así como una ToC (Table of Content, o índice), de esta manera el visitante verá qué es lo que hay en la página y podrá ir directo hasta ello. 

También, puedes usar las Breadcrumbs o migas de pan, que son una función de algunos plugins y temas que permite crear un “camino” de los enlaces que el usuario ha visitado, así puede ir directo hasta una sección anterior con un solo clic. 

¿En qué se diferencian la tasa de rebote y la tasa de salida o abandono y el dwell time?

Ya hemos visto lo que es la tasa de rebote, una métrica que indica el porcentaje de personas que se van de una página sin interactuar con más contenido.

Pero hay dos términos relacionados con los que se puede llegar a confundir el bounce rate: la tasa de salida y el Dwell time. Veamos lo que son cada uno.

Tasa de salida

Tasa de salida

Esta métrica mide el porcentaje de las sesiones que terminaron en una de las páginas de tu sitio. Veámoslo con otro ejemplo, en el que 3 usuarios entraron a tu web:

  1. Visitante 1: entró a la página 1 luego a la 2 y de ahí a la 5, luego salió. 
  2. Visitante 2: entró a la página 2 y luego a la 5 y salió. 
  3. Visitante 3: entró a la página 2 y salió. 

En este caso la página 5 tiene una tasa de salida de 100%, pues todos los usuarios que entraron en ella salieron del sitio. Mientras que la página 2 tiene un porcentaje de salida de 33% porque de los 3 visitantes solo 1 salió después de entrar en ella. Por su parte, la página 1 no tiene porcentaje de salida.  

Dwell time

El tiempo de permanencia o Dwell time, es el período que abarca el momento en que un usuario hace clic en una URL hasta que vuelve a los resultados de búsqueda

Aunque Google Analytics permite configurarlo y personalizarlo, no se trata de un factor que influya en el posicionamiento. Solo sirve como un indicador del engagement del usuario, así como de la UX.

Conclusión 

La tasa de rebote es uno de los parámetros principales que debes monitorear con frecuencia, pues te sirve para ver cuán efectivas son tus estrategias de marketing y si el contenido es útil a tu audiencia. Sin embargo, debes tratar con cuidado el porcentaje que registre Google Analytics, ya que no siempre es fiel a la verdad.

Crea eventos relacionados al comportamiento de tu audiencia para tratar de llevar el bounce rate lo más cerca posible de la realidad, de esta manera tú mismo podrás interpretar ese número que te registre la plataforma. 

Ten presente que hay muchos factores que pueden influir en esta métrica, así que trabájala desde todos los aspectos posibles según las recomendaciones que te hemos dado. Por último, recuerda darle un vistazo frecuentemente para ver si tus estrategias funcionan y ver si es posible mejorarlas. 

¿Has implementado algunas de las estrategias para mejorar tu tasa de rebote?, ¿cuáles son y qué resultado te han dado?

Comparte tu experiencia con nuestra comunidad

638
Post
Write a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More Articles